sábado, 29 de abril de 2017

Pueden arder las cenizas

-->










Ciudad del Puente tiene un cogollo urbano crecido a lo largo del siglo XX que está rodeado de una piel rural, mermada en vecinos pero rotunda en naturaleza. Una piel que se cierra por el sur en valles remotos, silenciosos, de paciencia eremítica.
Contra este sur de Ciudad del Puente se ha perpetrado un acto de latrocinio que debe quedar grabado en bronce y colocado, para eterno recuerdo, en lugar público y visible que avergüence a todo el que ante él pase, que sirva de amenaza para los niños que no quieren irse a la cama, del que huyan los perros aullando tras olfatear el recuerdo de la catástrofe.
El crimen cometido en el sur de Ciudad del Puente debe ser minuciosamente asentado por los escribas en tablillas de arcilla. Cada brizna de hierba contabilizada. Descrita cada hoja quemada. Registrado cada nido calcinado, cada espora abrasada, cada jabalí, cada aguilucho, halcón o corzo expulsado de su madriguera.
Colocado el sumario del desastre en lugar concurrido, cada uno de nosotros buscará a nuestros parientes, a nuestros vecinos, a nuestros amigos, en el inventario de víctimas inocentes. Levantaremos después un campanario de aire entre Montes y Peñalba, donde cada 19 de abril podremos reunirnos a llorar.
Hoy somos bastante más pobres en Ciudad del Puente que dos semanas atrás. La monótona rutina de declaraciones, comunicados, reproches, proclamas o visitas apesadumbradas no nos devolverá ni un gramo de la enorme riqueza que se nos ha arrebatado.
Hay sin duda un culpable principal en esta triste historia: el miserable mal nacido que encendió la cerilla. En la búsqueda de su interés particular, ha conseguido destruir un bien común de extraordinario valor. Que caiga sobre él todo el peso de la ley y nuestra eterna maldición. Pero no es el único.
Hay culpables de olvidar en los cajones los informes que advertían de la catástrofe, que explicaban cómo poder atajarla, que obligaban a compromisos de gestión forestal tal vez poco lucidos pero imprescindibles para contener calamidades como esta.
Hay culpables de anunciar bosques que sólo se plantaron en las páginas de los periódicos. Hay culpable de vender humo y de ignorar las denunciar reiteradas que señalaban causa y efecto. Los hay de preferir la foto de la belleza al olor de su frescura a principios de primavera.
Culpables somos todos los que dejamos que esto pasara antes. Los que dejaremos que esto vuelva a pasar en cuando se enfríen las laderas negruzcas y el pasto vuelva a crecer con las lluvias del otoño.
Al perro flaco que es nuestra tierra volverán todas las pulgas del mundo. Aquí, hasta las cenizas pueden arder.

Como las vacas al tren. El Día de León (29, abril, 2017) 

sábado, 1 de abril de 2017

Teoría del cejijunto

El Roto
Se palpa, taimada y silenciosa, la conspiración de los cejijuntos. 
No se han conformado con poner de rodillas al poder democrático, que anda desde hace años como pollo sin 
cabeza, mendigando su lugar bajo el sol, transformando en vacío esperpéntico la vida política.
Tampoco se han saciado con el vaciado económico de la clase media y el empobrecimiento general de la población para incrementar la sangrante brecha social en la que condenamos al desamparo a más de un tercio de los ciudadanos para que la práctica mayoría de los dos tercios restantes mantegan a una élite intocable.
Es gente triste, convencida de que detrás de la libre opinión reina el maligno. No ríen. Al menos no lo hacen en público: es de suponer que en sus cosas de cejijuntos tendrán momentos para el chascarrillo venial al menos.
Son detectores de divergencias, comisarios de la corrección, feladores del poderoso, látigos del débil, inspectores corruptos del pensamiento corrompido. Creadores de todas las posverdades después de poner las verdades a su nombre ante notario.
Deciden lo que puede o no decirse. Encañonan al discrepante. Acusan desde el anonimato al que quiere pintar de azul el cielo gris. Forjan alianzas en las que juran fidelidad a lo mediocre. Levantan acta del dedo que señala a la luna. Entienden la sonrisa como la mayor de las provocaciones.

Ocupan todo el espectro político, de derecha a izquierda y viceversa. Están en los medios. Gobiernan y mastican los mendrugos de la oposición. Invaden la judicatura, la universidad, los lugares donde toman por nosotros las decisiones. 
Se quedan con nuestra alegría. Succionan nuestras más hermosas emociones. Se alimentan, como las máquinas de "Matrix", con el suero de nuestro miedo.
Todos les ayudamos con nuestros descuidos en las obligaciones comunitarias; con la falta de atención a lo importante, ahogados en las cotidianas urgencias; con nuestra frívola complicidad con la falsa erótica de los “like” de la amistad digital.
A Cassandra Vera, una joven estudiante de origen berciano, la acaban de condenar nada menos que a un año de cárcel por unos tuits sobre Carrero Blanco. La Audiencia Nacional ha considerado lo que en el peor de los casos pudiera ser una mala muestra de humor como un delito de humillación a las víctimas del terrorismo.
Equiparar el mal gusto, la zafiedad o la mera estupidez con el delito supone una deriva extremadamente peligrosa. Sancionar con cárcel un mal chiste coloca al pie de la prisión a medio país.
Es un triunfo de los cejijuntos. Cada día son más. Nos van rodeando. Taponan las salidas. Van ganando…

Como las vacas al tren (El Día de León; 1, abril, 2017)